Ir al contenido principal

Mi Parto (I)


Hoy quiero contaros como fue mi parto... Han pasado ya unos pocos meses, pero lo recuerdo como si hubiese sido ayer mismo. Fue todo tan de repente, tan inesperado y tan rápido...

Mi marido tenía una reunión esa tarde-noche y hablamos a las 20.30, le dije que estaba muy bien, que no se preocupase. Pero a las 21.00 le llamé corriendo porque acababa de romper aguas. Estaba tan tranquila en el sillón y sentí que me hacía pipí, pero no... jeje

A las 21.45 entré por urgencias, en ese momento fue cuando empecé a notar las contracciones, suaves y no más de 2 ó 3 minutos entre una y otra. Estaba de 1 centímetro cuando me reconocieron, así que me subieron a una habitación para que dilatase más, hasta 3 centímetros, para ponerme la epidural si la quisiera o si no pudiese soportar el dolor.

Aunque las contracciones iban subiendo de intensidad, no lo llevé más, incluso hacía algunas bromas y nos reíamos. Pero fueron subiendo y haciéndose más continuas... Llegué a perder el ritmo de las respiraciones y creía que me ahogaba porque no era capaz de coger aire bien. Fue un momento tenso para mí. Al final le pedí a mi marido que llamase a las enfermeras o a quien fuese para que me pusieran la epidural porque eran tan continuas las contracciones que no tenía descanso entre una y otra. Algunas incluso llegaban sin que apenas hubiese acabado la anterior.

Me bajaron de nuevo a paritorio, a una sala de dilatación, y me reconocieron. Estaba de 3 centímetros, así que iban a ponerme la anestesia. Antes me dijeron que pasase al aseo a hacer pipí... Os aseguro que las peores contracciones que me dieron fueron ahí, al ponerme de pie para ir al baño. Recuerdo que me tuve que agarrar a una barra que había en la pared y no podía ni moverme. Menos mal que me ayudó mi marido, porque yo creía que me iba al suelo.

Cuando por fin volví a la sala de dilatación, mandaron a mi marido salir para ponerme la epidural... El peor rato, no tuve nadie a quien poder agarrarme para llevar mejor las contracciones. Nadie que me diese ánimos y me apoyase durante esos minutos que estaba sola. Un pobre celador se puso delante de mi para ayudarme a ponerme en la postura adecuada, y a él si que le enganché bien en una de las contracciones.... Pobre hombre jajajaja

Y ahí estaba yo, sentada con el culo en el borde de la cama, de espaldas a la anestesista y hecha bicho bola intentando sobrellevar las contracciones mientras ella me repetía que intentase no moverme... En serio, ¿lo dicen de verdad? Como si me pudiese moverme de esa maldita postura, con el tripón y esas contracciones que no me dejaban ni respirar casi. Hubo un momento en el que pegué tal berrido que no me lo volvió a repetir.... Finalmente me pinchó, primero una anestesia local y luego la epidural... Y veinte minutos después volvía a estar en la gloria.
   
¿Cómo fue el inicio de vuestro parto? ¿Vosotras elegisteis poneros epidural?

En unos días os cuento el resto del parto, como me fue la anestesia, cuanto tardé en dilatar por completo, que tal fue el expulsivo... ¡Nos leemos!

Comentarios

  1. jajajaja hecha bicho bola.. yo leo estas cosas y no se si debería porque tengo pánico a pasarlo muy mal en el parto..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tenía pánico al parto, te lo aseguro. Lo de bicho bola es por la postura que hay que ponerse para que te pongan la epidural. Por lo de más no te preocupes y aunque leas mil historias, cada parto es diferente, así que no te asustes 😉

      Eliminar

Publicar un comentario

Lo más visto

Playas del Vicario - Ciudad Real

Book Plus Peg Pérego