Ir al contenido principal

La lactancia en un año

Hace ya un año que nació mi niña y un año que mantenemos la lactancia. Durante el embarazo pensaba mucho en el tema, si todo iría bien, si tendríamos algún problema o si simplemente ella no se acabaría enganchando bien y tendríamos que usar leche de fórmula. En fin, mil y una dudas que poco a poco fueron desapareciendo. No quiero decir que cuando ella nació todo se esfumó y fue un camino de rosas, para nada. Siempre surge alguna nueva... la lactancia va cambiando al mismo ritmo que ella crece





En mi caso no es algo que yo pensase mucho, simplemente supe que quería darle el pecho, a pesar de mis dudas y temores, quería intentarlo y así lo hice. La pena es que no pudimos justo después del parto ya que a ella la llevaron a cuidados neonatales y no tuvimos la oportunidad de tener ese primer contacto, por lo que el inicio de la lactancia se complicó un poco ya que durante ese tiempo separadas, aún que yo iba a darle pecho cada tres horas, las enfermeras acababan dándole un biberón. Como podréis imaginar, el agarre fue un poco complicado y al principio me dolía. A pesar de todos estos inconvenientes, no hemos tenido mayores problemas. Gracias a dios no he sufrido de mastitis, ni de grietas, ni nada de eso. Aunque nos costó, finalmente logramos un buen agarre.

Siempre hemos seguido la máxima de que la lactancia es a demanda, así que cuando ha querido ella ha tenido su teta lista. Es cierto que al principio, las primeras semanas, me daba bastante vergüenza darle el pecho fuera de casa... pero se me fue pasando y ya me da igual. Si ella quiere ahí la tiene y punto. Ya no me he vuelto a esconder. No es que vaya por ahí con la teta al aire pero vamos, que si me he metido a un bar, me he sentado en una mesa y mientras mi marido y yo tomábamos un refresco, ella estaba mamando. Y no, nadie nunca me ha dicho nada (y menos mal, por que con menuda iban a dar jajaja).

Cuando llegó la hora de empezar con la alimentación complementaria pedía menos pecho. Ya llevaba algunas noches durmiendo del tirón varias horas y después se convirtieron en noches enteras sin despertarse, por lo que no tomaba nada de pecho durante la madrugada. Tuvimos unas semanas un poco raras en las que llegué a creer que no quería más teta por que a lo mejor tomaba una o dos veces al día y casi no estaba tiempo en el pecho. Con mi temor a que no tomase suficiente leche, probamos a darle los cereales con leche artificial y, básicamente, dijo que para nosotros, que ella no se comía aquello. Y probamos varias marcas, no sólo una. Menos mal que poco a poco volvió a tomar más pecho y me tranquilice.


He sacado varias conclusiones a los largo de estos meses. Para conseguir que la lactancia tenga éxito, debemos estar bien informadas, de no haber conocido las 'crisis de lactancia' probablemente a los veinte días le habría dado biberón. Confiar en vuestro cuerpo, es sabio y por naturaleza sabrá que hacer cuando vuestro bebé pida más o menos. Si en algún momento os surgen dudas, buscar consejo de profesionales (no del médico de cabecera, sino de expertas en lactancia). Si hay algo que a mi me ha ayudado mucho también es haber conocido a varias mamás en las RRSS con las que he compartido vivencias y experiencias, nos hemos apoyado y ayudado, así la lactancia se ha hecho más llevadera.

Nosotras seguimos aquí con nuestra lactancia. No sé cuanto tiempo más durará, eso dependerá de ella. Por suerte o por desgracia yo sigo en paro así que no tenemos impedimentos para llevarla cómodamente.

Comentarios

Lo más visto

Comparativa pañales / Opinión personal

Factor V Leiden - Embarazo y Post parto