Ir al contenido principal

Los polémicos titulares sobre el libro de Samanta Villar


Seguro que durante la semana pasada habéis leído decenas de comentarios y titulares sobre el nuevo libro de Samanta Villar, Madre hay más que una. Es verdad que algunos son demasiado fuertes y han generado polémica y división de opiniones. Lo que hay que tener claro que cada una somos diferentes y vivímos la maternidad como buenamente podemos, porque cada hijo es diferente y la mía no tiene nada que ver con ningún otro.




Mucho he leído estos días sobre el libro y las palabras de la periodista. Algunos tan chirriantes, para mí, que he tenido que leer todo bien para informarme de lo que ella realmente quiere expresar y verlo todo con perspectiva. Ser empática, porque, evidentemente, ella vivirá la maternidad a su manera y yo a la mía.

Uno de esos polémicos titulares ha sido que "tener un hijo es perder calidad de vida". Vale que quiera ser muy sincera y quitar a las mujeres, que aún no son madres, la idea de que la maternidad es una maravilla, pero esas palabra son tremendas. No es una frase objetiva ya que eso dependerá de las prioridades de cada una. Ella, por ejemplo, quiere volver al trabajo, está en ello, organizando un nuevo programa en el que, ha comentado que, tendrá que hacer menos viajes porque ahora tiene dos hijos a los que cuidar. Y aquí me pregunto, ¿se creería que un bebé se iba a cuidar solo para que ella siguiese siendo como era antes de tenerlos?

He oído un podcast de MorninGlory en el que la entrevistan y viene a decir que "los hijos va a destruir tu vida, que no lo ve como algo negativo. Va a cambiar tu vida y tienes que reconstruirla. Y los niños también tienen que aprender a ello...". No voy a negar que pasar de ser una persona independiente a ser madre/padre es duro. Por supuesto que tu vida va a cambiar, claro que sí, quien diga lo contrario te miente, o será porque no se ocupa del cuidado de sus hijos al 100%. Tu bebé es una personita totalmente dependiente, cuanto más pequeño mayor es esa dependencia. Y esto durará varios años, así que hazte a la idea.

Otra de las frases que he leído es "Me comieron el coco y quise tener hijos porque me decían que era maravilloso". Vamos a ver, ¿con 41 años de verdad se puede decir que 'te comieron el coco'? No sé ella, pero yo antes de ser madre vi a los niños de mis amigos, a mis sobrinos, incluso a mis primos pequeños (a los que saco más de 10 y 15 años). He visto sus comportamientos, tardes en las que las mamis ya no podían más y me miraban con cara de circunstancia. He visto a niños desconocidos tener una rabieta en el super o en mitad de las calles y ver como los padres hacían lo posible por calmarles. ¿Ella no ha visto estas cosas? ¿No ha visto a las mamás con las ojeras hasta la barbilla? No le quito razón en eso de que, en general, cuando preguntas a una madre por su maternidad, intentan pintarla bonita. Yo siempre contesto lo mismo, 'tiene sus días' y no miento. Hay días que van rodados y duerme, come y juega de lujo y todo parece perfecto, pero hay otros que sólo respiro tranquila cuando se duerme, porque me agota y pone mi paciencia a prueba.


En nuestro caso, nos planteamos ser padres porque no me salía trabajo y no queríamos esperar más. Lo teníamos claro y sabíamos que habría días de todo tipo. Habría noches sin dormir, preocupaciones, días en los que la paciencia estaría al límite, pero, para nosotros, sus miradas, sus abrazos, sus besitos, todo eso nos compensa. Sigo en la búsqueda de trabajo, pero ahora valoro que pueda compaginarlo con la maternidad. ¿Sentirme plena? Pues si tuviese trabajo, tal vez lo estaría más... o no, ya os conté que era la maternidad para mí y no me hace feliz pensar en no disfrutar al máximo de mi hija por culpa de los horarios de trabajo que no ayudan a conciliar la vida familiar y laboral. Ha habido días en los que mi marido ha llegado a comer y la peque estaba dormida, se ha ido y seguía dormida. Por lo que sólo la ha visto el ratito de llevarla a la guarde por la mañana y cuando ha llegado pasadas las 8 de la noche. Menos mal que mi hija es trasnochadora y la puede disfrutar un poco más, por que si encima la acostasemos a las 9 o 10, apenas la vería entre semana.


No creo que me lea el libro de Samanta Villar, entre la falta de tiempo y la falta de interés por él, todo apunta a que será un no por mi parte. Aún que es cierto que desde su salida al mercado, el pasado 24 de enero, es de los más vendidos de amazón y ya va por su segunda edición. También os diré que no hace falta leer su libro para ver casos de 'maternidad real', de esa que quita los filtros y que la pinta tal y como la siente quien la cuenta, podéis ver muchas bloggers, que desde sus casas os cuentan como la viven, incluso yo ya os dije que ser madre, a veces, no es fácil. Sí, en la red hay mucho postureo, pero os aseguro que encontrareis historias reales y de todo corazón, sin la necesidad de levantar polémica para vender.

Comentarios

Lo más visto

Playas del Vicario - Ciudad Real

Book Plus Peg Pérego