Ir al contenido principal

¿Qué está ocurriendo? | No más bullying


Ya no sé si es cosa mía, pero cada dos semanas, o menos, leo una noticia de otro adolescente que se quita la vida porque no soporta más lo que vive por que unos pocos deciden amargarle la existencia y otros tantos, no hacen nada por solucionarlo. Al menos así se leen las noticias y se hace ver.


Desde que soy madre todas esas cosas me llegan más al alma y me tocan la fibra, supongo que es algo que va con la maternidad, ¿no?








Cuando veo esas noticias, en las que un niño o niña de unos 14 años se suicida por que sus compañeros, otros críos de la misma edad, le hacen la vida imposible, sólo puedo pensar "¿cómo pueden ser así?". 

Hace unos días leí una carta de una maestra que, después de 19 años, ha estallado con unas palabras con las que estoy realmente de acuerdo, sobre todo con estas: 


Estoy harta de aguantar la mala educación con la que llegan, cada vez en mayor porcentaje, los niños al Instituto. La falta de consideración, no digo ya de respeto, hacia mi persona cuando entro en las clases, que parece como si entrara el viento por la ventana.


No es de ahora que veo niños pequeños que gritan, pegan, o hacen el intento de ello, a sus padres o a cualquier adulto. Es algo que no concibo y por lo que no paso. Mi hija tiene 18 meses, está aprendiendo a lidiar con su genio y a veces saca la mano a paseo, automáticamente le digo que eso no se hace y me pongo muy seria. No quiero que mi hija dentro de 10 años sea peor.

Sí un niño es así en el colegio, en la calle, ¿qué hacen sus padres? O más bien, ¿que no han hecho? Me parece tan triste que un niño tenga que sufrir así por culpa de otros y que encima los centros luego tampoco hagan mucho más.

Muchos han sido los casos que se han conocido y en los que los padres han dicho que aún que avisaron en el centro, al final todo seguía igual y ahora su hijo ya no estaba, ya no podía más y se había quitado la vida. Esos padres jamás encontrarán consuelo ni justicia.

Pero después de que se conocen estas noticias, se conoce el instituto y el nombre del menor, ¿los padres de los responsables sabrán que sus hijos han sido los causantes? ¿Los profesores no se preguntan si podían haber hecho más? ¿Acaso siguen sus vidas como si nada?


A veces lo digo medio en broma, pero me aterra pensar que mi hija sea igual de pava que era yo en la época del colegio e instituto. Poco a poco me fui haciendo fuerte y planté cara, pero algunos malos momentos aguanté y tuve que llevarlas como pude. No quiero que ella sea una matona, ni que sea la causante del malestar de otro compañero, ¡ni hablar! Quiero que tenga tal seguridad en sí misma para enfrentarse a los que intenten reírse de ella y/o hundirla. Quiero que sea fuerte y no dependa de nadie para serlo.


Desde hace un par de meses los menores cuentan con un teléfono de ayuda, el 900 018 018, que está disponible las 24 horas del día los 365 días del año. Pero no sólo para ellos, también para las familias, docentes... cualquiera que sea víctima o presencie un caso de acoso escolar. Ojalá sirva de ayuda, ojalá la justicia fuese más dura con este tema y los causantes conociesen las verdaderas consecuencias de sus palabras y acciones.

Comentarios

Lo más visto

Playas del Vicario - Ciudad Real

Book Plus Peg Pérego