Ir al contenido principal

Maniobra Kristeller // ¿Por qué la siguen llevando a cabo si no es recomendada?


La semana pasada os hablaba sobre el Plan de Parto. El documento nos sirve para expresar nuestros deseos sobre el parto, para que, llegado el momento, el equipo médico nos respete y, sobre todo, que nos informe de todo lo que vayan a realizar.

Ya os dije que yo no lo presenté y no solo apartaron a mi marido a la parte de atrás del potro sin darle opciones de ayudar (eran las 5 de la mañana, sólo estaba la matrona y nosotros en el paritorio) y que fuese más participe de ese momento, a mí tampoco me informó de nada de lo que iba a haciendo... De repente la vi a mi lado, subida a un taburete y echándose sobre mí y espetándome que empujase a la vez que ella hacía fuerza. Más tarde descubrí que se trataba de la maniobra Kristeller y que la OMS la desaconseja totalmente.


Pero, ¿y que es esta maniobra? Pues se trata de una presión ejercida con las manos o el antebrazo en la parte alta del abdomen de la madre para acelerar la salida del bebé. En mi caso, a mi me pasaron al potro con la niña coronada. Recuerdo a la matrona decirme que había dilatado completamente y que podía ir empujando, se marchó y cuando volvió (no sé cuanto tiempo pasó) se giró a mi marido y le dijo "¿no has visto que el bebé ya asoma? Ya está coronada, vamos al paritorio". Si mi hija ya estaba coronada, no había ninguna mujer más para parir, ¿qué prisa tenía ella? ¿Por qué no respetó nuestros tiempos?

Lo peor es que realizó la maniobra sin informarnos y sin mi consentimiento y nunca se deja constancia en el informe del parto, por lo tanto es complicado hacer saber que te la han realizado, como en mi caso. Además, el Ministerio de Sanidad y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) desaconsejan el empleo de la maniobra de Kristelle; como decía antes, la OMS también la desaconseja e indica que no hay evidencia científica que defienda su realización, tanto es así que en Reino Unido ha sido prohibida, mientras que en España esta casi a la orden del día. 

Los daños que puede ocasionar en la madre y en el recién nacido son a cada cual más grave y parece que no se hace nada por pararlo. Desde la asociación de 'El parto es nuestro' han luchado para informar a las futuras mamás y a los sanitarios, inclusive, para erradicar esta práctica con la campaña "Stop Kristeller: Cuestión de Gravedad", en el año 2014.


Ojalá en nuestro país también prohiban esta práctica o al menos no se permita que la realicen sin informar, pedir consentimiento y dejar constancia por escrito de su uso.


¿Conociáis esta maniobra? ¿Os la realizaron? ¿Os informaros de que la iban a hacer, de sus pros y sus contras?


Imagen: El parto es nuestro

Comentarios

Lo más visto

Comparativa pañales / Opinión personal

Factor V Leiden - Embarazo y Post parto